BASQUIAT/LA LLUVIA Y LOS NIÑOS

Tres días en Paris y tres días de lluvia. Me acuerdo que cuando era chico una de las opciones los días que había tormenta o hacia mucho frio era dibujar. Entonces, mi mama sacaba hojas que había traído mi viejo de la oficina y con lápices de colores, fibras o temperas empezábamos a crear nuestras propias obras de arte.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

 Hoy, me encanta ver a mi madre y a mi padre con mis sobrinos haciendo los mismos juegos,  ver al enano de cuatro años dibujar con la computadora y pensar, nostálgico, que el tiempo pasa y las cosas cambian y hay otras que continúan. En estos días también me acorde de una canción de la infancia que intentaba disciplinar actitudes rebeldes “…pinta dibujitos en un papelito, con un lápiz que le regale; eso está bien. Pero si se acaba ese papelito, sigue dibujando en la pared; no está tan bien” gritaban a coro los “Cantañinos”. Nada que hacer al lado de las canciones subversivas de Maria Elena Walsh que en esa misma época nos despabilaba cantándonos la historia del reino del revés.

Todo esto: la niñez, los papeles, las paredes, los dibujos, la lluvia… todo volvió a reunirse una tarde de otoño en Paris. Con motivo de celebrar lo que sería el cumpleaños número 50 de Jean Michel Basquiat se expone en el Museo de Arte Moderno de la Ville de Paris la retrospectiva más importante dedicada a este niño radiante de New York.

Los paraguas amontonados arman una lengua de colores de 500 metros que acaricia con la punta la puerta de entrada. Las hojas amarillas se empastan en la vereda mojada, pasa la gente, pasan sus bufandas como pitones de lana, pasan y pisan y suben los escalones y llegan y se quitan las prendas más pesadas y se sumergen en el mar de colores que les propone Basquiat.

Este joven nacido en 1960 en Brooklyn de padre Haitiano y madre portorriqueña tuvo desde temprana edad una inclinación al dibujo y al arte. Su padre, al parecer, también le traía hojas de la oficina para que haga sus dibujos. Su madre lo llevaba a los museos de arte de New York. Cuando tuvo la edad suficiente, dejo la escuela. Comenzó entonces un circuito de marginación, su familia tenía una buena posición económica y andar por el lado salvaje fue su exclusiva decisión: sabía que allí, en ese momento, estaba pasando algo. Esto era a finales de la década del 70.

Sigue lloviendo, lloviendo, lloviendo. El agua cae, limpiando todo bautizando todo. Pero no borra las marcas de una ciudad. La pintura con aerosol, queda brillosa sobre los muros. Algunos no escucharon la canción o no entendieron el mensaje. Salieron a pintar, a expresar, a poner en colores, en palabras, a ensenarles a esos muros brutos un nuevo lenguaje, una manera de comunicar.

Si queremos situar el grafiti en sus comienzos habría que rastrearlo, tal vez, en las cuevas de Altamira, pasando por los griegos, los prisioneros del Medioevo, el mayo francés… En New York de comienzos de los 80 paso otra cosa. Fue el momento donde esa expresión urbana, callejera, popular, vandálica tomo estatuto de arte. Y si hay varios responsables de que eso suceda uno de ellos, quizás el mas intenso, fue JM Basquiat o SAMO© (Same Old Shit) como acostumbraba firmar sus garabatos callejeros en el comienzo.

Deja la casa de sus padres y se busca la vida en las calles. Vende remeras y postales pintadas a mano. Vagabundea. Pinta en las paredes sus gritos de guerra: “SAMO© as an end to mind wash religión, nowhere politics, and bogus philosophy”. A alguien le llamo la atención la caligrafía, el mensaje, los dibujos en las calles de N.Y. Al mismo tiempo, en la otra esquina de la ciudad nacían los sonidos y la estética del hip-hop, la ciudad cabecera del imperio dominante estaba pariendo una década a veces deforme, exhibicionista y expresiva. Algunos de los hijos ilustres: Madonna, David Byrne, Blondie, les B-52, Lou Reed, The Ramones, Keith Haring, Robert Mapplethorpe o Jim Jarmusch. Basquiat produjo un disco de rap, pasaba musica en clubes y hasta integro un efímero grupo de música industrial llamado Gray. Todos y todo en NY, en los años 80.

A esta altura, JMB, había abandonado las paredes y se dedicaba a los cuadros. Como en el reino del revés había empezado por los muros para terminar en los lienzos. La frase que cerró el ciclo fue SAMO© is dead.

Todos frecuentaban el Mudd club, este sitio fundado entre otros por el curador Diego Cortez, quien en 1981 organizara en Long Island la exposición: “New York/New Wave”. Ahí estaba Basquiat, proponiendo sus pinturas disparatadas, poniendo los colores al servicio de la expresión, dejando de lado todo menos las emociones. Porque sus lienzos están llenos de coronas, de negritud, de ídolos, de calles y vibraciones cromáticas, de personajes de vodou, jeroglíficos… con un romanticismo expresivo llevado al límite.

Ya se lo había dicho al padre una noche cuando este contador llegaba cansado de la oficina: “Papa, voy a ser famoso” el padre lo debe haber mirado con amor pero también con un poco de pena: como miran los padres cuando les contamos nuestros sueños. Pero esta vez,  JMB, soñaba el futuro.

A partir de 1982 y hasta 1988 comienzan anos de furia, fama, dinero, excesos y muerte. Los años 80 fueron contraproducentes para la salud de muchos.

Circuitos internacionales de arte contemporáneo: Documenta 7 en Kassel, Alemania, una cita del arte moderno, un invento del pos nazismo que aun hoy se realiza cada cinco años. Fun galery  de NY. Zurich. Produce un disco de rap. Es DJ. Conoce a Andy Warhol, su influencia mas notoria en el plano artístico y personal. Bienal del Whitney Museum… Paris, N.Y, L.A Paris, N.Y Expone, pinta, expone, vende, pinta, vende, vende y vende.

Tal vez, fue demasiado. Sus cuadros cotizaban antes de estar terminados a precios exorbitantes. Sus amigos más cercanos se preocupaban por su salud, la adicción a la heroína. La muerte de Andy Warhol en 1987 lo afecta profundamente.

En 1988, a la edad critica de 27 anos, apareció muerto en su loft de Great Jones street en New York. Según el parte médico de la autopsia se trato de “una intoxicación medicamentosa mixta aguda”: en el ambiente se dice sobredosis.  Y buscando el sentido a todo esto encuentro en una revista francesa esta frase que se la adjudican a JMB y entonces entiendo todo « Depuis l’âge de dix-sept ans, je rêvais de devenir une star. Je songeais à tous mes héros, Charlie Parker, Jimi Hendrix… J’avais une image romantique de la célébrité. »

Detrás, una obra solida desarrollada en muy pocos años de carrera, polémica, miles de dólares, películas, exposiciones, cuadros que pasaban de mano en mano, subastas millonarias en sotheby’s…

Todavía llueve y el cielo es de un gris rosado. Es deprimente, pero también es la oportunidad para sacar los lápices y las temperas y pintar y dibujar en los papelitos pero también en las paredes, no vaya a ser que toda la humanidad se pierda otro Basquiat.

Hasta el 15 de enero de 2011 en el Museo de Arte Moderno de la Ville de Paris, 11 Avenue du President Wilson 16arr.

Advertisements
1 commentaire
  1. Lucho a dit:

    Cuando era pibe y llovía, me gustaba salir a andar en bicicleta; debajo del agua, por medio de los charcos y (mucho) por el barro. Dejé al mundo sin un alfarero discreto, y a mi madre con mucha ropa para lavar.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :